Inicio Sala de Meditación Relajación Inicial

Relajación Inicial

08 Jun

Relajación Inicial

prado


Lo primero en cualquier forma de meditación es situar el cuerpo en una posición equilibrada y armoniosa. Tras elegir la postura conviene hacer una relajación.

Para ello mentalmente se hace un recorrido por el cuerpo reconociendo las zonas de tensión y permitiendo que se suelten y se aflojen, esto se realiza más fácilmente cuando se hace en combinación con la respiración.

Respiramos por la nariz y cada vez que soltamos el aire imaginamos que vamos soltando la tensión corporal de la zona que estamos observando. Vamos recorriendo paso a paso todo el cuerpo hasta que nos sintamos en armonía.

El objetivo es preparar la mente para la práctica. El método más efectivo para hacerlo es la relajación corporal. En lugar de ejercer el control, dirigimos la atención a las diferentes zonas del cuerpo, permitiendo la quietud y favoreciendo que la mente se relaje.

[apss_share]