Instrucciones de Meditación:

Situáte a unos 60 centímetros de la imagen. Trata de sentarte derecho, con las piernas quietas y relajadas, las manos sobre las rodillas. La espalda está erguida y el pecho está abierto con los hombros paralelos al suelo. La barbilla está ligeramente recogida hacia la garganta, la lengua toca el paladar. Mira la imagen sin que los ojos estén demasiado abiertos.

Observa la llama de la vela. No pienses en el pasado ni el futuro. Mantén la presencia consciente en la llama, sin distracción.

Hay dos etapas en este ejercicio.

La primera etapa: te concentras en la llama y la utilizas para detener los pensamientos y la mente.

La segunda etapa: estas absorto en la contemplación y eres consciente de que hay una llama pero no te concentras ya en ella.

(Para ver la pantalla completa pulsa F11)