Home Campus Virtual Entrenamiento en Compasión 

Entrenamiento en Compasión 

[PRIMER BORRADOR  PENDIENTE DE REVISIÓN]


CURSO:CLAVES PARA CULTIVAR COMPASIÓN


Meditación: Entrenamiento en Compasión 

Juan Manzanera


Quiero que mi paso por la vida sea beneficioso para los demás, para esto voy a meditar.

Que todos los seres tengan la felicidad y sus causas, quiero contribuir a ello, para esto voy a meditar; que todos los seres estén libres del sufrimiento y de sus causas, quiero contribuir a ello, para esto voy a meditar; que todos los seres alcancen el gozo que trasciende al sufrimiento, quiero contribuir a ello, para esto voy a meditar; que todos los seres vivan en armonía y ecuanimidad, quiero contribuir a ello, para esto voy a meditar.

Realmente, dejo que se relaje la mente; dejo que la mente no caiga en un estado de pereza o surjan resistencias. Dejo que la mente se descargue.

Empiezo visualizando, imaginando alrededor mío a todas las personas, a todos los seres, a las personas que conozco, con las que me relaciono.

Recuerdo el primer pensamiento que dice:

Determinado a obtener el mayor beneficio posible para todos los seres que superan incluso a una joya que concede los deseos, voy a tenerlos como lo más precioso en todo momento.

Aquí, al sentir a los demás, tomo la decisión voy a tenerlos como lo más querido, voy a cultivar la compasión, el amor, la compasión, me hago consciente, si en mi vida puedo evolucionar y despertar del sueño si eso es posible va a ser gracias a los demás, son como una joya que concede lo deseos, si hay una posibilidad en mi vida de despertar del sueño, será gracias a los demás, si hay alguna posibilidad de evolucionar, de desarrollar mi potencial va a ser gracias a los demás, son los demás los que sacan lo mejor de mí mismo, siempre son los demás, sólo soy incapaz, siempre son los demás, pensando esto, reconociendo esto, tomo la decisión voy a tenerlos como lo más querido, voy a contribuir a que a haya más felicidad en el mundo, que mi paso por la vida sea beneficioso, con esta decisión busco que deje una huella, siento si está dejando una impronta en mi o si es algo superficial.

El siguiente pensamiento es:

Cuando esté en compañía de otros voy a considerar que mi felicidad es menos importante y desde lo más profundo de mi corazón voy a tenerlos como lo más supremo.

Aquí inferior significa voy a sentir que mi felicidad individual, personal es menos importante. Cuando esté con los demás, elijo entre los demás y yo, elijo la felicidad de los demás como lo más importante, esa es mi decisión. Entre aliviar mi sufrimiento y el de los demás elijo aliviar el sufrimiento de los demás, siento que lo mío lo que tiene que ver con el yo no es relevante.

Con esa decisión busco que deje una huella, me fijo si está dejando una huella en mi o si es algo superficial. Ssolamente haciendo más importante la felicidad de los demás solamente así puedo evolucionar, despertando solamente así los demás me enriquecen, sacan lo mejor de mí, así en realidad en lugar de perder algo como a veces el pensamiento egocéntrico dice en realidad es la mejor manera de ganar, la forma más inteligente, buscando que deje una huella, una impronta.

El siguiente pensamiento dice:

En todas las acciones vigilaré mi mente y tan pronto como aparezca una emoción negativa poniéndome en peligro a mí y a los demás, la afrontaré firmemente y la apartaré.

Aquí hago consciente como en mi hay unas tendencias negativas, estados mentales que me condicionan que me arrastran, que me llevan a actuar de formas dañinas, voy a vigilar esto, voy a controlar por los demás porque no solamente me hacen daño a mí sino también a los demás, porque mi presencia afecta a los demás, estamos todos relacionados, dependemos unos de otros, nos apoyamos unos en otros. No quiero ser yo quien saque lo peor de los demás, si me dejo llevar por mis enfados, mis envidias, mi vanidad, así es que voy a vigilar esta decisión, voy a vigilar mi mente.

Dice el siguiente pensamiento:

Siempre que encuentre a una persona de naturaleza mala, desbordada por la energía negativa y el intenso sufrimiento, estimaré a esta rara persona como si hubiera encontrado un precioso tesoro.

Sé que hay gente perversa, dañina, egoísta en el mundo, gente que sé que nunca me va a querer, que nunca va a reconocer si les ayudo, gente que hace mucho daño a los demás. De modo que cuando me encuentre con alguien así, tengo la oportunidad de una compasión auténtica. Si siento compasión seguro que es compasión pura, una compasión que no está mezclada con apegos, con algún tipo de egoísmo con alguna expectativa de beneficio.

Es un tesoro en cuanto es una oportunidad de compasión genuina así que la decisión de cultivar la compasión, es la oportunidad de cultivar la compasión. Cuando encuentre alguien así aunque tarde semanas, aunque tarde años voy a cultivar la compasión cuando vea a alguien egoísta, perverso.

Tomo esa decisión de forma que deje una huella; si realmente ahora medito bien y deja una impronta cuando ocurra luego a lo largo del día, en unos días o en unas semanas, inmediatamente esto se dispara, se activa, recuerdo la determinación y empiezo a trabajar la compasión y no importa si tardo semanas no importa eso, lo que importa es empezar a responder con compasión sentirlo como una oportunidad.

El siguiente pensamiento dice:

Cuando los demás, por envidia, me maltraten con ofensas, calumnias o desprecio, practicaré aceptando la derrota y ofreciéndoles la victoria.

Así que cuál es la derrota, sentirme dañado es la derrota. La derrota es que estoy atrapado, identificado con el yo, con la imagen de mí, por eso me hacen daño. La derrota es que sigo atrapado en lo que la mente dice, por eso me pueden atacar. Así pues, me hago consciente cuando me hagan daño, cuando me insulten, critiquen, lo que sea, acepto la derrota; esta persona está señalándome que sigo atrapado en mi ego, en la imagen de mí mismo, la persona me ha derrotado, él o ella gana, me ha pillado. Hago meditación, practico la conciencia y esta persona me ha pillado, me ha derrotado, así que acepto la derrota.

Empiezo a cuestionar quién se siente herido. Esta decisión, cuando me hagan daño acepto la derrota, quien es el yo que está herido, dañado, quien, dónde está el yo. Tomando esa decisión de forma que deje una huella.

El siguiente pensamiento dice:

Cuando alguien a quien haya ayudado y en quien he depositado una gran confianza me haga un daño terrible, practicaré considerándole como mi maestro supremo.

A veces el daño no es una crítica, a veces es muy intenso, una experiencia de agresión del otro es muy profunda, y esto me obliga a evolucionar a un estado de mayor sabiduría de mayor compasión y ese es justamente el papel del maestro empujarme, el maestro me presiona para que no me acomode en mi espiritualidad, que no me conforme.

El maestro me empuja a seguir avanzando a niveles más sutiles más arriesgados de amor, compasión y de sabiduría, así que este daño tan terrible esta traición esto que me descompone es la oportunidad de un nivel mucho mas profundo en el camino de evolución espiritual, por lo tanto es mi maestro.

Por tanto, la decisión, la determinación, cuando alguien me haga mucho daño voy a usar la experiencia para avanzar más evolucionar más, despertar más, más sabiduría, más compasión, esa decisión: que no se me olvide cuando ocurra. Una decisión que deje una huella que no se me olvide si sucede un día, cuando ocurra para llegar a estados más profundos más avanzados de sabiduría y compasión.

El siguiente pensamiento dice:

En pocas palabras, ofreceré tanto directa como indirectamente cualquier beneficio y felicidad a todos los seres, mis madres. Practicaré en secreto tomando sobre mí todas sus malas acciones y sufrimiento.

Así que me hago responsable de crear felicidad en el mundo, de aliviar el sufrimiento de los demás voy a situarme en la vida como si pudiera absorber todo el dolor del mundo y como si pudiera constantemente sin pausa generar felicidad en los demás. Así es como voy a situarme en mis relaciones en la vida, haciéndome cargo absorbiendo el dolor del mundo y dando felicidad continuamente.
Así que tomo la decisión de situarme así en la vida, en una absoluta irrelevancia el yo, yo mismo se vuelve totalmente irrelevante, el sufrimiento del mundo es mi sufrimiento, la felicidad de los demás es mi felicidad.

El último pensamiento dice:

Percibiendo todos los fenómenos como ilusorios mantendré todas estas prácticas a salvo de las tachas de las ocho preocupaciones mundanas y libre de ataduras, liberaré a todos los seres de la esclavitud de la mente descontrolada, y de los resultados de sus acciones.

De manera que sin ningún deseo personal, sin desear, sin buscar éxito, ganancias, seguridad, sin tratar de evitar las pérdidas, los rechazos, las críticas, sin ninguna actitud mundana, porque sé que todo es una ilusión, todo es una creación de la mente, todo es imaginario, la búsqueda de reconocimiento, de ganancias, éxitos, felicidad, bienestar; la huida del fracaso, de la pérdida, de la crítica, del rechazo, del dolor, todo es imaginación.

Sabiendo que todo eso es el mundo de la mente, lo único que tiene sentido es liberar a todos los seres de lo imaginario. La imaginación que produce el sufrimiento. Así, sabiendo que vivo en un sueño, que todos los seres vivimos en el mundo imaginario, tomo la decisión de ayudar a todos los seres a despertar del sueño y vivir así. Voy a liberar a todos los seres de su mente descontrolada, de todo eso que están creando, que esa decisión deje una huella.


PALABRAS FINALES Y DEDICACIÓN

Así pues, una y otra vez, una y otra vez, tratamos de cultivar compasión. Hemos visto lo importante, lo útil, lo beneficioso, que es la compasión; aunque haya momentos en que la perdamos, volvemos a intentar cultivarla. Contamos con eso, con que no es fácil, y que hay toda una inercia, y volvemos a cultivarla una y otra vez.
Ese es el trabajo, volver una y otra vez. Como dice un proverbio: “Siete veces, tropieza el sabio y vuelve a levantarse”.

Entonces, aunque haya momentos en que volvemos al egoísmo da igual, lo importante es cuántos momentos de compasión hayamos tenido, no cuántos momentos de egoísmo. Cuántos momentos de compasión. Tener esa convicción, como una de las cosas más importantes, que más dan sentido a nuestra vida, nos llenan, es cuánta compasión hemos podido vivir. Cuántos momentos de compasión.

Así que a veces haciendo meditación, y lo más importante a veces en la vida cotidiana, hay momentos de compasión, de ejercitar toda la compasión.

Así que lo que hemos visto primero tenemos que reconocer la compasión ya esta en nuestra vida continuamente, ya la estamos recibiendo. No es algo extraño que tenemos que buscar, ya esta ocurriendo. Luego, hemos visto que tenemos un esfuerzo de ver a los demás, más allá de lo que la mente me obliga a ver, el filtro de la mente. Hay un continuamente reconocer la interrelación que vivimos, que tenemos con los demás y todo lo que recibimos. Sentir gratitud. Hay un darse cuenta de que es bueno que haya felicidad en el mundo, y alegrarse cuando la encontramos.

También, hay un reconocer el problema que tenemos del yo, la mente que nos frena en este proceso y saber escapar de las redes de nuestros conceptos, miedos, historias mentales. Hemos hablado de hacer consciente como nos dañan los demás y como saber sanar, cuando te quedas pillado cuando alguien me hace daño, y el trabajo del perdón.
Tampoco hemos hablado del amor, que trata más de enfocarse en la felicidad, no tanto en el sufrimiento, y es parte también de la compasión.

Luego hemos visto como generar esa decisión, de siempre podemos aprender algo y ser más capaces, esa decisión de seguir avanzando por los demás. Como una decisión que se instale en nosotros; querer seguir aprendiendo por los demás. Es una de las cosas que, bueno, enseguida uno se da cuenta, una de las cosas que más hacen que la vida tenga sentido.

Esto no es nada, apenas una pequeña gota de agua en el océano de la compasión.

Que gracias a esto podamos todos cambiar el mundo.

Que gracias a estas meditaciones haya menos sufrimiento en el mundo.

Que gracias a estas meditaciones tenga cada vez más, cada vez más sabiduría, compasión y habilidades para ayudar a los demás.

Que gracias a estas meditaciones, gracias a estas meditaciones y reflexiones, todos los seres y yo mismo, todos, hagamos todo el proceso de evolucionar y despertar hasta el final.