Inicio Evolución y Relaciones

Evolución y Relaciones

Evolución y Relaciones

relaciones evolucion

Uno de los hitos más significativos en la evolución de cualquier ser humano es trascender la mente. Vivimos en un mundo de conceptos, opiniones, creencias, significados y demás; vivimos condicionados por los prejuicios, expectativas, interpretaciones y definiciones que hemos adquiriendo a lo largo de la vida sin ninguna elección. Todo esto tiene su sentido y utilidad pero tiene un aspecto muy nocivo…
No es difícil encontrar una fuerte relación entre la infelicidad que experimentamos y nuestros patrones de pensamiento.
El punto crucial, es comprender que finalmente la cuestión es ir más allá de conceptos, ideas, juicios y opiniones. Reconocer con claridad que todas las perspectivas mentales son relativas, incompletas y condicionadas. Esto no puede percibirse desde la mente sino desde una lucidez más allá de cualquier elaboración, pensamiento y conceptualización. Aquí hallamos uno de los principales objetivos de la práctica de la meditación, situarse en la atención pura y desde ahí caer en la cuenta de que nada que provenga de la mente es verdaderamente cierto. Una de las aplicaciones más importantes de este proceso es en el campo de las relaciones con los demás.

Avanzamos de estar inmersos en nuestra mente egocéntrica a la conciencia que ve al otro sin el sesgo de cualquier interpretación. Es lo que acaba llevándonos a despertar la compasión.
      Mientras más evolucionamos las personas y las sociedades, hay más respeto, solidaridad y compasión. Conforme somos capaces de abandonar prejuicios y valoraciones infantiles, va emergiendo de forma natural mayor amor, empatía y conexión con todos los seres. Por consiguiente, podemos afirmar que una buena referencia de nuestro nivel de desarrollo es el grado de amor y compasión con el que vivimos cada día.
La evolución parte de estar centrado en uno mismo a ser capaz de ponerse en la mirada del otro, para finalmente, reconocer que todos estamos interrelacionados y apreciar la interdependencia de todo lo que existe.
    Esto es fácil de ver con un experimento de los psicólogos evolutivos. Le enseñas a un niño pequeño una pequeña caja con dos caras, una blanca y otra azul. Haces que él mire la parte blanca mientras que tú miras la cara azul. El niño ha visto que tiene dos ahora bien, cuando le preguntas que color estás viendo tú, te contesta que blanca. Te contesta lo que él ve, el niño no puede ponerse en tu lugar. Esta capacidad emergerá cuando sea unos meses más mayor y será algo natural. Todos los adultos somos capaces de hacer eso.
      Este conocido experimento nos muestra una forma de desarrollo de las personas. La cuestión es que este ponerse en lugar del otro puede evolucionar más y más, puede expandirse sin límites. La capacidad, cuando fuimos niños, de ponernos en la perspectiva de los demás es la semilla de la compasión universal. Dicho de otro modo, cuando seguimos evolucionando llegamos a situarnos en una perspectiva global y vemos cómo los demás ven el mundo. Esta es la base para cualquier cambio. Mientras no lleguemos a este nivel de conciencia, no podemos hacer mucho por los demás, y nuestra ayuda suele ser una forma de egocentrismo, un modo de cubrir nuestras necesidades de ser útil, reconocimiento y aprobación.
      Es preciso que hagamos una constante reflexión y nos cuestionemos cómo vemos a los demás. Si queremos
avanzar, no es suficiente el desarrollo de la atención plena (es decir, mindfulness). También es necesario cuestionarnos nuestra visión del mundo y de los demás.
      Igual que la mente construye una imagen de nosotros mismos (lo que llamamos el ego) también construye una imagen de cada una de las personas con las que nos relacionamos.  De modo que el trabajo de indagación  y deconstrucción del ego incluye a los demás. Debemos desarrollar la lucidez necesaria para apreciar que lo que vemos en nuestros amigos, los enemigos y los extraños sólo son proyecciones, construcciones mentales e imágenes. Necesitamos detener la mente y cultivar más conciencia.
      Por ejemplo, ¿somos conscientes de qué miramos en los demás? Esta es una investigación básica. En qué nos fijamos cuando nos relacionamos con el otro. Muchas  personas se fijan en sí mismas: si le caeré bien, si voy bien vestido, si le gusto, si me valora, si le resulto interesante, etc. Otras se fijan en lo que sienten: me siento tranquilo, me
pone nervioso, me produce alegría, me cansa, etc. Hay quien se fija en el otro en función de sus propias expectativas, necesidades y deseos; hay quien directamente piensa que todo el mundo es egoísta, ignorante, inepto, etc. percibiendo su propio pensamiento en el otro. Hay muchas más posibilidades, y la cuestión es si somos capaces de reconocer cómo funcionamos.
      Muchas veces nos obligamos a ser más amorosos, ecuánimes o compasivos. Pero el trabajo más importante es darnos cuenta. Ser humildes y reconocer cuál es nuestro nivel de conciencia. Solo así podremos evolucionar. Sólo desde la conciencia tendremos la posibilidad de ser más sabios.
      Un punto crucial en las relaciones con los demás es cuando nos hacen daño. Hay muchas personas dañinas y muchas posibilidades de que nos hagan daño, de modo que ¿cuál sería la forma más inteligente de gestionar esta situación? Algunas personas viven en la fantasía pseudoespiritual de que si son muy buenas personas y crean “buen
karma” nadie les hará daño. Sería genial que funcionara así, sería estupendo que tuviéramos esa capacidad de controlar la vida. Pero no funciona así. Un buen ejemplo lo encontramos en la vida de Buda cuando un personaje llamado Devadatta acudió a toda clase de argucias y estratagemas para dañarle; o algo más cercano, en nuestra tradición cristiana, Jesús no se libró de la maldad de los demás y acabó en la cruz.
      Así pues la investigación aquí nos lleva a descubrir cómo afrontar el daño de los demás. Y la cuestión aquí es diferenciar entre la acción y la intención dañina del otro y la propia experiencia se dolor. Un principio básico es que no podemos cambiar a los demás, al menos a corto plazo, de modo que nuestra tarea esencial es cómo abordar la experiencia de dolor para liberarnos de ella.
Nuestro propósito final como personas en un proceso de evolución personal es descubrir que podemos estar en paz y apertura más allá de cómo los demás actúen con nosotros. 
El camino para llegar a esto es conocernos a nosotros mismos. La experiencia de dolor está íntimamente relacionada con nuestro estado emocional y con nuestras inseguridades. También tiene relación con los roles que desempeñamos, las aspiraciones y los deseos que tenemos. Cuando nos conocemos se descubre el papel que jugamos nosotros mismos en las experiencias de dolor.
      Aquí necesitamos una gran capacidad de introspección y auto conciencia. La meditación es uno de los mejores métodos para ello. No tenemos control sobre los demás pero sí podemos manejar y cambiar nuestra mente. Es decir, podemos modificar los patrones internos que están relacionados con la experiencia de dolor que el otro nos ha causado. Cuando aprendemos a soltar nuestros juicios, interpretaciones, valoraciones y demás, descubrimos que también nos liberamos del dolor. Aprendemos a convivir con personas en estados de conciencia más primitivos y despertamos el deseo de ayudarles a evolucionar. Recordamos que en su momento también nosotros estuvimos en un estado inferior y sentimos que ayudar a los demás es una gran oportunidad.
      En el fondo, el único asunto es la evolución, no la nuestra personal sino la de todos los seres. No es una elección, no es algo de lo que podemos escapar. La cuestión es si lo hacemos fácil o difícil, si nos sintonizamos con la fuerza evolutiva del universo o si nos resistimos. La resistencia sólo es crear sufrimiento, la entrega es llegar a la plenitud.

8 Comentarios

  1. Según lo que he alcanzado a vislumbrar a través de la meditación y del "no hacer", es que no hay una diferencia entre yo y el mundo exterior. Yo soy la Conciencia que todo lo contiene y igual que contiene la dualidad bien-mal, también contiene la dualidad bueno-malo, referida a las personas con las que nos relacionamos. Pero en realidad, son las dos caras de la misma moneda. si no existiesen esas personas que nos dañan o nos causan sufrimiento, no podríamos alcanzar los niveles de Amor incondicional que seguramente tenían Buda o Jesús. En el mundo cotidiano de la materia no podemos pretender ser amigos de todo el mundo o que todos nos traten bien, porque cada uno tiene sus intereses personales, o grupales y los demás también están atrapados en esta especie de alucinación colectiva que nos hace creer que somos individuos separados. Creo que la experiencia espiritual no pasa por ser amados y reconocidos por todo el mundo. Más bien pasa porque nosotros seamos capaces de amar y respetar todo lo creado. Pero esto es imposible hacerlo desde el "ego". Por mucho amor y compasión que desarrollemos, si no sabemos mirar el mundo con sabiduría y desvelar la vacuidad que existe en todos los fenómenos, empezando por nuestro cuerpo y nuestra mente, no saldremos nunca de la trampa, porque somos nosotros los que la hemos creado para experimentarlo Todo.

  2. Muchas gracias Juan, como siempre tus palabras son sabias, en lo poco que voy avanzando en la meditación veo que es el camino, qué verdad lo que dices de que cuando aprendemos a soltar nuestros juicios, interpretaciones y valoraciones nos liberamos de mucho dolor. Un beso grande

  3. La evolución de todos resulta irremediable, es imposible resistirse y cuando no lo hacemos me doy cuenta que como sufrimos, todo tiende a la UNIDAD, como decía Ken Wilber explicando el hecho de cómo se manifiesta la vida desde una célula hasta la formación de seres pluricelulares, es la tendencia del universo.”Amor, bajo cualquier otro nombre, es simplemente el impulso hacia niveles más altos de UNIDAD.Y cuando sea que sientas amor, sientes la misma y única fuerza q opera a través del Cósmos entero”.
    Gracias por esta lectura que me ayuda a recordad la importancia de indagar sobre que miro en los demás. Buen trabajo para esta semana. Gracias Juan desde el corazón.

  4. Me ha encanto tu escrito. espero el próximo!

  5. "si lo hacemos fácil o difícil"

    No está en nuestra mano y siempre recibiremos con alegría la compasión que surge en nuestro corazón.

  6. Ser humildes para reconocer nuestro nivel de conciencia.Sólo desde la conciencia podremos evolucionar y adquirir sabiduría.Gracias de nuevo Juan.

  7. Gracias Juan , solo leerlo me hace aunque sea tener la intención de Amar , respetar, aceptar , todo con sus limitaciones , lo más difícil aceptar las mías .
    Afortunados los que pueden Amar .
    Descubro mi sufrimiento en querer que las cosas sean como yo quiero y en mi incapacidad para AMAR (aunque mi querer sea hacer las cosas bien )
    Pido
    con humildad ??????

Haz un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *